fbpx

Violencia en el mercado laboral

Por: Lourdes Cruz Cárdenas

La violencia en el trabajo existe y se presenta en diferentes formas, pero tiende a normalizarse porque no hay una apropiación clara del tema en las organizaciones, ocasionando que, varias de sus manifestaciones se conviertan en parte del día a día en el entorno laboral.

El estudio La violencia en el trabajo como condicionante de la calidad de vida laboral: la mirada de los directores de personal realizada por Marcela Isabel Banda Suárez y Yhudy Natalia López Zapata, Magíster en Gestión Humana de la Facultad de Ciencias Económicas –FCE– de la Universidad de Antioquia; buscó develar las formas de violencia en el trabajo como condicionantes que influyen en la calidad de vida laboral.

La investigación, surge desde el Grupo de Investigación en Comportamiento Humano y Organizacional –COMPHOR– al cual está adscrita la Maestría en Gestión Humana de la –FCE–. Dicho estudio estuvo bajo la asesoría de los profesores Henry Antonio Arenas Cardona y Sergio René Oquendo Puerta, este último coordinador de la Maestría.

Un acto de violencia físico es perceptible a simple vista y puede llegar a darse en espacios laborales, sin embargo, las formas de violencia psicológica y verbal también afectan la calidad de vida de los trabajadores. Cada una son igualmente graves y requieren estrategias de atención y prevención por parte de los directivos de personal de las empresas, como repuesta a la necesidad de identificar estos actos a nivel laboral.

De esta manera, la investigación se enfoca en analizar cuáles son esas formas de violencia presentes en las organizaciones a través de entrevistas realizadas a los directivos de personal de 39 empresas antioqueñas. Para los directivos indicó el estudio, la violencia física es la más fácil de identificar, deja marcas; mientras que la violencia psicológica en su mayoría es difícil de reconocer y tiende a confundirse con factores de estrés, personalidad o carácter.

Según Marcela Banda, quien además es especialista en Gerencia del Talento Humano, estas formas de violencia se dan en situaciones asociadas a niveles de exigencia, actuaciones administrativas de los jefes o percepciones subjetivas de los trabajadores. Así mismo, actos de abuso verbal que se dan en condiciones del día a día laboral y que se convierten en parte de la dinámica del trabajo, son en realidad actos de violencia psicológica como una forma de violencia.

Marcela Isabel Banda Suárez

Yhudy Natalia López Zapata

Desde el grupo COMPHOR se reafirma el interés e importancia de los procesos organizacionales basados en el desarrollo humano, lo cual se explica de acuerdo con Yhudy Natalia López, en la convivencia, el trabajo en equipo y coordinación del proceso laboral en el trato con el ser humano y agregó: “se identifica en que en muchas organizaciones solo se enfocan en los procesos y los resultados, más no a lo que se deben enfrentar las personas para que los intereses organizacionales se lleven a cabo”.

Por su parte, la investigación devela otra forma de violencia llamada mobbing. Su forma de manifestación, entre otros aspectos, está asociada a los apodos y al trato hostil al cual es sometida una persona en el ámbito laboral. A su vez, la intimidación como forma de violencia, sostuvo Banda, “también se presenta en algunos casos cuando los trabajadores lo asocian a ciertas formas de abuso del poder por parte de los jefes, en tanto la asignación de horarios, puestos y lugares de trabajo”.

Entretanto, la investigación pone de manifiesto que hay un reconocimiento sobre los actos de violencia en el trabajo por parte de los directivos de personal entrevistados, lo cual contribuye a mitigar estas formas de violencia; de hecho, comentó López, lo tienen postulado en sus reglamentos internos, pero se evidencia más como un cumplimiento de la reglamentación existente en el marco legal. Así mismo, el estudio evidenció que los directivos tienen dificultad para asociar algunos actos como violencia en el trabajo:

“Hay gente que confunde la exigencia con maltrato, pero en eso si tratamos de ser muy claros”, testimonio de participante sector salud.

A propósito, la violencia en el trabajo ha sido ampliamente estudiada en el sector salud, el cual también fue parte de este análisis. No obstante, la investigación amplió su enfoque a empresas pertenecientes a otros sectores económicos, entre ellos: el sector agrícola, servicios, construcción y financiero; así como, el sector educación, manufactura y comercio. Un enfoque diverso de acuerdo con los contextos de cada una de estas empresas.

Por su parte, la investigación devela otra forma de violencia llamada mobbing. Su forma de manifestación, entre otros aspectos, está asociada a los apodos y al trato hostil al cual es sometida una persona en el ámbito laboral. A su vez, la intimidación como forma de violencia, sostuvo Banda, “también se presenta en algunos casos cuando los trabajadores lo asocian a ciertas formas de abuso del poder por parte de los jefes, en tanto la asignación de horarios, puestos y lugares de trabajo”.

Por último, el estudio concluye que se debe avanzar en este tema, toda vez que aún faltan más acciones de prevención y mitigación frente a las formas de violencia identificadas. También, se concluye la importancia de reconocer el concepto de violencia psicológica para evitar que sea un acto común del entorno laboral y la necesidad de poner luz sobre los canales dispuestos por las empresas para atender la solución de sus conflictos cuando se presenten.

Así pues, finalizó Banda, “las empresas no solo son un organismo productivo, son una comunidad de personas, un engranaje de formas de ver el mundo donde los profesionales en Gestión de Personal, debemos ser conscientes de que existe la violencia laboral” para de esta manera, evitar ambientes dañinos para la calidad de vida laboral de los trabajadores.

Imágenes tomadas de: www.pexels.com

Regístrate para obtener más información

Si deseas estudiar un posgrado en la Universidad de Antioquia en la Facultad de Ciencias Económicas contacta con nosotros.

Ver PosgradosContactar Admisiones